Logo Palma Restaurante Bar Tapas Estepona

La Palma, centro gastronómico y social de Estepona

La Palma es uno de los lugares con más solera de Estepona. Nos podrás encontrar en la céntrica calle Terraza y es uno de los locales más emblemáticos de la ciudad, una institución gastronómica y social de Estepona, habiéndose convertido en mucho más que un bar.

Bar Restaurante La Palma ha sido testigo de la vida de los esteponeros y de aquellas personas que visitan el municipio desde hace casi seis décadas. Si sus paredes hablaran contarían historias y anécdotas de todo lo acontecido en su interior. En otras épocas, en su barra y en sus mesas se reunían temporeros y contratantes, corredores de ventas y alquileres y profesionales de todo tipo para despachar sus asuntos comerciales. Sin duda, un auténtico punto neurálgico del municipio. Y, actualmente, La Palma sigue siendo un punto de encuentro para amigos, familiares y personas que visitan Estepona.

Cualquier momento del día es bueno para visitar Bar Restaurante La Palma, gracias a su cálido ambiente y a su oferta gastronómica amplia y versátil. Uno puede ir a La Palma  a desayunar un café y un pitufo o mollete, a tomar unas tapas, a comer a mesa y mantel o a merendar un café con un dulce.

Su amplia variedad de tapas y los productos frescos son su principal característica y lo que hace que miles de esteponeros tengan en el Bar Restaurante La Palma un punto de referencia para encuentros familiares o de amigos para celebraciones de cumpleaños, comuniones o aniversarios. Siempre con la mejor calidad y un trato cercano y amable.

Los inicios de La Palma

Bar Restaurante La Palma no se podría entender sin Francisco Galán, alma del proyecto desde sus inicios. Fue su madre, María Palma (de quien el establecimiento toma su nombre) quien lo fundó en 1964, tomando Francisco las riendas una vez que cumplió la mayoría de edad. Desde entonces ha sabido mejorar y convertir La Palma en un referente hostelero en Estepona. Francisco ha creado también un equipo de trabajadores fieles y reconocibles. Algunos de ellos, como Francisco y Valentín, llevan tras la barra más de 30 años, sirviendo con esmero y dedicación a generaciones y generaciones de esteponeros.

Y como los tiempos van cambiando, el relevo generacional también ha llegado a La Palma. Esta tercera generación ha sabido dar un aire fresco, adaptando el local con mesas altas ideales para el tapeo y una terraza en la emblemática “Plaza del Huevo”. Sin duda, una evolución que ha transformado al Bar Restaurante La Palma para adaptarse a los nuevos tiempos pero manteniendo su esencia de siempre y por la que es y será reconocido.